antípoda

Este adjetivo tiene una primera acepción en Geografía: se denomina así  a  cualquier habitante del globo terrestre con respecto a otro que more en un lugar diametralmente opuesto. La palabra no designa, por lo tanto, un lugar determinado, sino que puede ser cualquier sitio de la Tierra con relación a otro lugar opuesto en línea recta, pasando por el centro de la esfera terrestre. Este vocablo que está registrado en nuestra lengua desde mediados del siglo xv proviene del griego antipodes, que a su vez se formó con anti (contrario) y pus, podós (pie), o sea, aquel que está del lado opuesto a nuestros pies.

Los cálculos efectuados por los especialistas dan, por ejemplo, que China es el país situado en las antípodas de Argentina, Japón en las antípodas de Brasil o Vietman en las antípodas de Perú .  España y Nueva Zelanda son  países antípodas directos.

Cabe señalar que antípoda, en tanto adjetivo, es masculino, pero como sustantivo que designa lugar o características de un objeto o idea, puede usarse en ambos géneros, aunque hoy es más frecuente en femenino y plural ( las antípodas)

También se utiliza este término referido a personas, con  sentido figurado: hombres o mujeres que se oponen totalmente entre sí, física, psicológica o ideológicamente.

Ejemplo: “La izquierda española era profundamente anarquista, que es como decir que se hallaba en las antípodas políticas de Lenin”.