presidenta

 

Mucho se ha discutido acerca de la corrección en el uso de este sustantivo.

En primer lugar, debe consignarse que la  palabra presidente  es un sustantivo común en cuanto a género, es decir,  puede adoptar una sola forma para los dos géneros gramaticales. Por lo tanto, es correcto decir el / la presidente. Este tipo de sustantivos se comporta  de forma análoga  a los adjetivos de una sola terminación ( feliz, dócil, confortable)  que se aplican sin cambiar de forma a sustantivos tanto masculinos como femeninos.

Para la formación del femenino en el nombre de profesiones, cargos, títulos o actividades humanas han influido cuestiones puramente formales, como las etimológicas y los condicionamientos históricos o socioculturales, los que han impedido que durante siglos un cargo sea desempeñado por una mujer. Por lo tanto, no existía la necesidad de buscar el femenino.

El Diccionario Panhispánico de Dudas ( 2005) aclara que en el caso de los sustantivos como presidente, si bien la gran mayoría funciona como comunes ( lo que se ha aclarado más arriba) hoy ya se ha generalizado el uso del femenino terminado en –a, como clienta, dependienta y presidenta.

Por lo tanto, quien dice la Presidente, no comete error, pero quien prefiere nombrar este cargo con respeto al género y al desempeño del rol, deberá preferir nombrarla como la Presidenta.

NOTA: El hecho de que la Constitución Argentina hable del cargo como “ el de Presidente de la Nación” se presenta como uno de los ya mencionados condicionantes históricos. Ese artículo debería ser reformulado para adecuarlo a la posibilidad real y cierta de que el cargo puede ser desempeñado por una mujer.