retardatorio

Este adjetivo, igual que retardativo, proviene del verbo retardar (diferir, detener, entorpecer , dilatar). La acción retardativa o retardatoria es la que sirve para retardar, es dilatoria, retrasa o ralentiza un proceso. Tiende a producir retraso o retardo en  la ejecución de alguna cosa.

Ejemplo: “A causa del efecto retardatorio de los océanos, las temperaturas superficiales no responden de inmediato a las emisiones de gases de efecto invernadero…” (Gustavo Murall. Suplemento “Tinta”. Bariloche)

Este término no es equivalente y no debe confundirse con otro adjetivo, retardatario, que se suele aplicar  al proceso que se opone o se resiste al avance o al progreso. Este último  término está tomado directamente del francés retardataire y se aplica normalmente a personas, como equivalente de reaccionario, que propende a restablecer lo abolido, que es opuesto a las innovaciones, que defiende las tendencias tradicionalistas, que es retrógrado, usado en este caso con  un sentido despectivo, para referirse a aquellos partidarios de instituciones políticas o sociales propias de tiempos pasados.

 

El autor  español Antonio Yuste ha publicado en el año 2005 un libro titulado “ El Estado retardatario”, que comienza con el siguiente concepto:      

 

“En un mundo global, el Estado, tal como hoy lo conocemos, es muy poco eficaz como agente que combate la pobreza y expande la prosperidad”.