solidificar

El adjetivo sólido admite varias acepciones: firme, macizo, denso y fuerte; asentado,  establecido con razones fundamentales, y verdaderas; aplicado a un cuerpo,  sólido es lo que debido a la gran cohesión  de sus moléculas, mantiene forma y volumen constante.

Sin embargo, un verbo que contiene este adjetivo en su raíz , solidificar ( o solidificarse), término que proviene de la Física ,  solamente se debe usar para referirse a la acción de hacer o hacerse sólido un fluido.

Ejemplo: “Tenemos la costa asfaltada como si fuese una carretera y ya se ha solidificado”.

No es correcto, por lo tanto, su empleo con el sentido de dar o adquirir firmeza o solidez, a una opinión, a una idea, o a una situación. 

Para ello debe usarse el verbo consolidar- consolidarse, que también tiene el mencionado adjetivo en su raíz.

Ejemplo: “La agroindustria busca consolidarse como el eje central del crecimiento.”